Buscar

martes, 29 de enero de 2008

¡Ajústense los cinturones! La recesión está a punto de despegar

Igual el título no es cierto, pero lo cierto es que por las dudas las empresas ya se están ajustando los cinturones.
Desde hace más de una década la "fórmula" de la eficiencia en la empresa radica en la reducción de costes... ¿Hasta cuándo? ¿Y tú qué? ¿Serás parte de los costes reducidos? ¿Tu empresa se fusionará? ¿Tu puesto seguirá existiendo? Muchas preguntas em las que es mejor no pensar.
Lo cierto es que en épocas de recesión económica hay poco lugar para aquello que no entra en la categoría de "importante e indispensable", como me dijo un día un cliente en Argentina. Por ello, medir, medir y medir cada acción que emprendas se volverá la clave de tu éxito.
Lo cierto es que las empresas de mayor éxito, independientemente del sector al que pertenezcan, tienen una característica en común: su capacidad de innovación.
Empresas maduras, como VISA; empresas más jóvenes como MICROSOFT; o empresas casi incipientes y más cercanas a nosotros como ZARA, nacen con una gran idea a la que suman un excelente plan de negocios. Crecen y se desarrollan por tener una gran vocación por generar el contexto adecuado para que sus empleados puedan seguir proponiendo ideas, mejorando procesos, desarrollando nuevos servicios punteros. La innovación está en su genética y es su única constante.
Cabe aquí una reflexión: "i" pequeña de la I+D+i no es exclusiva de un departamento, sino que incluye o debe incluir a toda la organización. Cuantas más personas generen ideas de mejora, más será la capacidad de mejora de una empresa. Parece sencillo y básico, pero frecuentemente no se toma en cuenta. La responsabilidad de la "i" pequeña se le atribuye a un conjunto de personas que luego se encuentran con innumerables trabas de otros departamentos a la hora de implementar un nuevo proyecto. Además frecuentemente cuando la "i" recae en un departamento estamos hablando de innovación en productos y olvidándonos de la innovación en otros temas que tienen una mayor rapidez en la repercusión en el ROI de la empresa: procesos y servicios (incluyendo la experiencia del cliente).
Como Sub-Directora General de ING en España innovamos en los procesos de marketing a clientes, consiguiendo triplicar los resultados de las acciones y reduciendo en un 50% sus costes. En ningún momento hubo una innovación en productos, simplemente en cómo y a qué clientes llegábamos.
Estos resultados además de beneficiar a la organización, benefician a los responsables de área, porque ¿quién se atreve a reducirte el presupuesto si puedes demostrar lo bien invertido que está cada euro?
En Proceso-i ahora hemos desarrollado un sistema innovador para valorar al empleado. Una herramienta que le da a los departamentos de RRHH y a la Dirección General información clave sobre el ROI que tiene cada acción de formación y motivación. Un sistema que no existía en ningún departamento de RRHH y que sin embargo permitirá a sus directores justificar cada euro que se invierte en acciones con los empleados, para que por fin el marketing al cliente interno deje de ser un "coste fácilmente recortable".

No hay comentarios:

Loading...